Nuestra museografía pretende dar cuenta de los procesos históricos y sociales de nuestra región, desde la reforma agraria hasta el tiempo presente. Pues nos parece imposible entender los actos delictuales de la instalación dictatorial, sin entender el origen de las luchas sociales en nuestra zona.

Que se remontan desde la invasión española, con el robo de tierras y centros mineros y la esclavización de población; instalando centros de pobreza en la ruralidad y de alta explotación en zonas minera. Durante el siglo XX, ellas son el inicio de los procesos de organización popular agraria y minera en nuestra región; son parte de la creación del Frente Popular y la posterior Unidad Popular.

 

Contra la que los dueños de la tierra y el capital se insurrectan, usando al Ejército y Carabineros, nuevamente como mercenarios para recuperar, la tierra de los asentamientos campesinos y destruir el proceso de organización popular en las empresas de la gran minería regional. Es por ello que nuestra museografía se inicia desde la reforma agraria y la minería, tomando el proceso de la Unidad Popular y su intento de industrialización regional, la dictadura cívico – militar, la transición y cierra con el estallido social como punto de cierre del proceso dictatorial en las calles.

 

Creemos firmemente que, a través de este proceso museográfico, no buscamos elaborar un relato de la verdad institucional, sino de una historia desde los testimonios, en el que se pueden leer los procesos desde los mismos actores entrevistados por nuestro archivo de memoria oral en DD.HH. y que permiten de primera fuente conocer los procesos.

 

Testimonios que, en algunos casos, debido al inexistente registro fotográfico, son acompañados por ilustraciones, las cuales pretenden visualizar de mejor manera los hechos ocurridos en nuestra región.