“El Memorial de los Ángeles” o “Mirador de los Ángeles”, es uno de los sitios de memoria que se encuentra ubicado en la ciudad de Coquimbo, específicamente entre las calles Barry Mac Aullife y Raúl Marín pertenecientes a las zonas de Guayacán y el Llano. Este lugar “representa al sitio” donde se encontraron a los niños, Jimmy Christie Bossy (7 años) y Rodrigo Palma Moraga (8 años), desaparecidos en la navidad del 24 de diciembre de 1973 en la localidad anteriormente nombrada, siendo encontrados el 15 de agosto de 1977, la información oficial que apareció en la prensa local (Diario el Día) atribuye el encuentro de las osamentas al día 17 agosto de 1977.  El memorial fue inaugurado el 31 de mayo de 2010.

Dentro del contexto de su desaparición hay varias explicaciones entre las que destacan: un secuestro en primera instancia, liderado por un “grupos marxistas”, posteriormente una venganza hacia uno de los padres de los menores, luego a rencillas internas entre los padres de Jimmy Bossy, que conllevó a culpar a la madre (María Bossy) de su desaparición la que fue trasladada al Regimiento Arica e interrogada por la desaparición de los niños.

En la actualidad tanto sus familiares como la comunidad donde está erigido este sitio afirman que los niños fueron asesinados por agentes militares del Regimiento de Arica que custodiaban el lugar por encontrarse cerca de los estanques de bencina. Según la autopsia que se le realizaron a sus cuerpos se localizaron restos de bala militares, el porqué de sus muertes, se desglosa en “un accidente” por encontrarse jugando cerca de los estanques de bencinas post toque de queda; no obstante al darse cuenta que eran niños los muertos, sus cuerpos fueron traslados a otro lugar dentro de la región, esta decisión estuvo coordinada tanto Ariosto Lapostol y Juan Emilio Cheyre, comandantes del Regimiento.

La memoria construida en torno a estos dos menores y el lugar que hoy conservan tiene varias versiones constatadas dentro de una investigación realizada proviene de una iniciativa liderada por los habitantes de la población Víctor Domingo Silva y por la madre de Jimmy, Christhie Bossy, que solicitaron al municipio de la ciudad de Coquimbo, un lugar para ambos niños; dentro de la municipalidad él que propuso esta iniciativa y su construcción fue el señor Ongolmo Narvaes, encargado de proyectos durante la administración de Oscar Pereira. En contraparte los padres de Rodrigo Palma Moraga han señalado que se construyó con aportes privados y de una orden templaria española.

Aún no existe justicia ni verdad para los niños Jimmy Chisthie Bossy y Rodrigo Moraga Palma, la causa judicial se sobreseyó el 2001 por “falta de antecedentes” en los tribunales chileno, sin embargo, la causa se encontró en la Corte Internacional de la Haya, fallando a su favor en primera instancia según los padres de Rodrigo Palma Moraga.

En la actualidad los padres de Rodrigo Palma Moraga luchan para que su hijo tenga justicia y sea reconocido por el Estado de Chile, y la madre de Jimmy Christhie pide verdad y no olvido.

 

Jessabel Guamán Flores: Profesora de Estado en Historia y Geografía. Universidad de La Serena. Magister © en Historia. Universidad de Chile. Diplomada en Memoria, Educación y DDHH. Museo de la Memoria y Derechos Humanos- Universidad de Chile. Colaboradora Casa de Memoria Coquimbo.