Agrupación de ex presos políticos de Coquimbo.

 

Directiva fundadora.

Presidente:   Isaías Tapia

Secretario: Julio Silva Sáez

Tesorero: Alfredo Araya Rojas

Secretario de Organización: Miguel Soto Ramos

Secretario de Prensa y Propaganda: Hugo Alvarado Zepeda

Director:   Carlos  Zanetta Astudillo:

Con el acta de nacimiento de nuestra organización, desde aquel entonces comenzamos a transitar un camino nada de fácil, con el fin de lograr justicia y reparación por el daño causado a los sobrevivientes de prisión política y tortura, por parte de la dictadura cívico militar. Desde aquellos primeros pasos hasta hoy esta organización ha profundizado en el fortalecimiento orgánico incorporando a los familiares  de los compañeros ex presos políticos, quienes también pueden asumir cargos de responsabilidad dentro de esta organización, permitiendo con esto  oxigenar con  nuevas ideas y acciones, para lograr objetivos irrenunciables . Desterramos hace mucho tiempo la dañina práctica de nombrarnos por los partidos políticos, nuestra organización desde su formación es abierta para todos los ex presos políticos, sin hacer distinción de partidos, grupos o facciones.   Lo que hemos logrado como beneficios es para todos los ex presos políticos y para la organización lo que corresponde. Tenemos nuestra personalidad jurídica siempre vigente, lo que nos ha permitido tener un reconocimiento y credibilidad ante la opinión pública, lo que nos ha permitido que a través de los años varios proyectos nos hayan sido aprobados.

Nuestra organización está afiliada a la Agrupación Nacional de Ex Presos Políticos y Familiares de Chile (ANEXPP CHILE) cuya personalidad jurídica nacional nos respalda y también nos representa ante el COMANDO Unitario Nacional de Ex Presos Políticos y Familiares, máxima instancia de articulación de las víctimas de prisión política y tortura. Por lo tanto nuestra participación en los congresos a nivel nacional realizados por estas instancias, han sido plenamente reconocidas y representamos a esta organización comunal plenamente y como corresponde. No ha sido fácil nuestra labor y todas las directivas que por ella han pasado han dejado huellas que permiten seguir transitando por lograr un mayor reconocimiento a las víctimas de prisión política y tortura, para que el estado de chile devuelva en términos de justicia y reparación a viejos luchadores sociales, muchos de los cuales aún estamos activos en política.

Nuestra fuerza real depende del nivel de organización y la capacidad de movilizarnos y eso solo lo lograremos fortaleciéndonos y proyectándonos para hacer sentir nuestra voz y presencia a las nuevas generaciones para que nunca más en chile se repita la triste y sangrienta historia vivida durante los años de la dictadura cívico militar.

Nuestro legado para las futuras generaciones es la lucha de 17 años para dejarles la Casa de la Memoria de Coquimbo, en cada foto, en cada recorte de prensa, en cada testimonio, como una prueba irrefutable del Terrorismo de Estado desatado en Chile y en nuestra región.

Serán ustedes en las siguientes décadas los y las responsables de mantener viva la memoria de un pueblo que fue masacrado por levantar durante décadas el proyecto y la ilusión de un gobierno del pueblo.